Aintas

CIERRES MECÁNICOS

¿Qué requisitos tener en cuenta a la hora de seleccionar una bomba en la Industria Química?

Es imposible definir una lista de los factores que pueden provocar el fallo de un cierre mecánico. Esto es debido a la variedad de productos químicos y procesos que pueden llevarse a cabo.
 
Sin embargo,  es posible ver algunos patrones que se repiten y que conducen al éxito o al fracaso. Al abordar estos factores, los usuarios pueden mejorar el rendimiento y la fiabilidad de sus bombas y cierres.
 
La mayoría de las industrias químicas confían en las bombas de servicio químico para casi todas sus tareas de bombeo.
 
La mayor parte de bombas se basan en normas establecidas, aunque han evolucionado con el tiempo, en general se han centrado en aplicaciones de baja presión y temperatura moderada.
  
Generalmente las bombas de servicio químico se consideran unidades estandarizadas. Sus diseños permiten cambiar con facilidad entre opciones de diseño y fabricantes. Esto permite a los usuarios almacenar un número relativamente pequeño de bombas para subir un gran número de instalaciones.
 
Aunque esto reduce los niveles de inventario, puede animar a los usuarios a intentar que una bomba cubra una gama demasiado amplia de condiciones de funcionamiento.
 
Esto provoca que la mayoría de las bombas de las plantas químicas no funcionan cerca de su punto de máxima eficiencia (BEP). Diversos estudios correlacionan la fiabilidad de las bombas y las juntas con el punto de funcionami
ento de la curva de la bomba, y citan una disminución de la fiabilidad a medida que el punto de funcionamiento se aleja del punto de máxima eficiencia.
 
 
La fase inicial de selección de la bomba es fundamental para que las bombas funcionen en su punto de máxima eficiencia. Lamentablemente, lo más común en la industria química es que se dimensionen los equipos un 50% más que los valores calculados.
 
 
 
En el caso de las bombas sobredimensionadas que ya se utilizan en una aplicación específica, se pueden tomar medidas para acercarlas a su máxima eficiencia.
 
La más común es el uso de una línea de recirculación. El fluido de la línea de descarga se devuelve a la tubería o recipiente de succión. Esto mantiene el caudal necesario para el sistema de descarga.
En el caso de bombas que deban funcionar en una amplia gama de caudales y presiones, se debe considerar la posibilidad de utilizar accionamientos de velocidad variable que puedan ajustar la potencia de la bomba para que se adapte mejor a los requisitos de funcionamiento.
 
Sí quieres ver esta píldora de fiabildiad en formato vídeo, no te la pierdas en nuestro canal de YouTube:

Posts relacionados