Aintas

GESTIÓN DE ACTIVOS

Mantenimiento: ¿En qué
año se encuentra tu empresa? Evolución
dividida en décadas

La evolución se define como “el proceso de cambio generado de manera gradual que atraviesan los seres vivos, elementos, procesos, activos y organizaciones; lo cual trae consigo el surgimiento de nuevos aspectos.” En el caso del mantenimiento, se puede definir como “un conjunto de técnicas destinadas a conservar o restaurar el estado en el que los activos pueden cumplir con las funciones requeridas.”

Entonces, sobre la base de este planteamiento, podemos argumentar que, a lo largo de la historia o desarrollo de la industria, el mantenimiento ha pasado por varias etapas. A principios del siglo XIX el mantenimiento industrial emerge al mismo tiempo que las máquinas fueron implementadas dentro de los procesos de producción de bienes y servicios. 

Esta evolución del mantenimiento empieza a tener mayor relevancia a partir de la Primera Guerra Mundial, ya que las maquinarias tenían que operar a su máxima capacidad y sin interrupciones. 

mantenimiento

Etapas de cambio del mantenimiento

1. Antes de la década de los 1950.

Ante los sucesos de la Primera Guerra Mundial fue necesario la implantación de la producción en serie, con el objetivo de acelerar los procesos relacionados con la fabricación de productos terminados, en virtud de abastecer el incremento del consumo generado en esa época por la guerra.

De ese modo, surgió la necesidad de formar equipos de trabajo dentro de las fábricas que se encargaran de ejecutar las reparaciones de aquellas máquinas que se encontraran en servicio en el menor tiempo viable. De esta forma surge lo que hoy en día se denomina mantenimiento correctivo, el cual se lleva a cabo una vez reconocida la existencia de una falla con la finalidad de devolver al activo a una condición de trabajo en el que pueda cumplir con las funciones requeridas.  

En la Segunda Guerra Mundial (1939-1945), grandes potencias de la época destinaron toda su capacidad económica, científica y militar a este conflicto, lo cual trajo como consecuencia un mayor incremento en la velocidad de producción y el surgimiento de la necesidad en las altas directivas de no solo enfocar los esfuerzos de trabajo en corregir las fallas al momento de que estas ocurran. 

2.  Década de los 1950 – 1970.

A partir de los años 50, el desarrollo de la industria se centró en satisfacer los esfuerzos de la posguerra. Se forjaron grandes cambios en la aviación tipo comercial, así como en la electrónica. Bajo este contexto, el mantenimiento a nivel preventivo cobra protagonismo, teniendo como fundamento realizar actividades predeterminadas, planificadas y programadas, cuya finalidad sea evitar la aparición de fallas en un activo. 

Esta segunda etapa de cambio se extiende a la década de los 70, la cual se caracterizó en la ejecución de trabajos de mantenimientos preventivos cíclicos y repetitivos con una frecuencia definida para el logro de los objetivos. Además, se iniciaron las sustituciones de manera preventiva en las industrias, debido al descubrimiento de la relación estrecha existente entre el tiempo de vida de los activos y la probabilidad de falla.

3.  Década de los 1980.

Desde el inicio de los años 80 con el desarrollo de las computadoras, las distintas divisiones dentro del área de mantenimiento empezaron a desplegar y procesar programas que permitieran reducir las fallas asociados a la disponibilidad humana y de equipos, en lo que respecta al procesamiento de información y monitoreo de parámetros. 

Se dio paso al mantenimiento predictivo, el cual consiste en un conjunto de acciones y tareas destinadas a obtener la información necesaria para el diagnóstico y detección de fallas potenciales, los cuales permiten tomar acción de forma oportuna antes de la pérdida de la función de un activo. 

Este tipo de mantenimiento se efectúa gracias a la disponibilidad de equipos electrónicos de inspección y de control, los cuales permiten conocer el estado real de los equipos a través de mediciones periódicas. La base del mantenimiento predictivo es el monitoreo de las variables indicadoras del deterioro de la condición del activo.

4.  Década de los 1990.

En la década de los 90, las organizaciones estadounidenses ya habían implementado en sus dinámicas de trabajo la concepción de calidad total que las industrias japonesas llevaban promoviendo desde los años 60. La gestión de calidad total buscaba la toma de conciencia sobre la noción de calidad en todos los procesos de la organización. 

Con las exigencias de incremento de estándares de calidad de los productos y servicios surge el mantenimiento centrado en la confiabilidad (MCC). 

El MCC es una filosofía de gestión del mantenimiento en la cual un equipo de trabajo multidisciplinario es el responsable de mejorar la confiabilidad operacional de un sistema. Dicha gestión se lleva a cabo determinando las actividades más efectivas de mantenimiento en función de la criticidad de los equipos pertenecientes a dicho sistema.

5.  Década de los 2000 y las proyecciones del futuro.

Los inicios de esta década estuvieron marcados por la expansión de la digitalización y el control de la información a nivel global y el desarrollo de actividades de mantenimiento tomando como enfoque al equipo, el personal y el entorno. 

En 2014 surge una línea clara de cambio de esta dirección en la gestión del mantenimiento. Se emite la normativa ISO 55001, la cual establece los estándares para la gestión de activos. Cuyo enfoque se sostiene en sistemas totales con objeto de mejorar la efectividad operativa y los costos del ciclo de vida.  

La ISO 55001 define la gestión de activos como “acoplamiento sistemático de las actividades de una organización para crear valor a través de sus activos.” Esta nueva orientación en el área de mantenimiento define las bases para el futuro, donde deben ser considerados la generación del valor, el nuevo modelo de interrelación a nivel organizacional y las tendencias tecnológicas. 

Posts relacionados